//
estás leyendo...
Análisis 5º

Formas fijas en la música medieval tardía

squarcialupi_colorLa música medieval tardía supuso una reacción contra la complejidad del motete medieval. El propio Papa Juan XXII en 1325 condenaba estas prácticas: “hay ciertos discípulos de la nueva escuela que prefieren componer sus propias canciones en lugar de cantar las antiguas melodías de la Iglesia, dividen las figuras en semibreves y mínimas, truncan las melodías con hoquetus y contaminan el canto con contrapuntos hasta el punto de ahogar la voz superior en lengua vulgar. Estos discípulos ignoran los principios de la antífona y el gradual e ignoran los modos, que ya no distinguen, y que incluso se mezclan bajo esta avalancha de notas que hacen irreconocible el canto llano”.

Estas nuevas prácticas del siglo XIV, como son la mensuración y la isorritmia, se reconocen en Francia como propias del Ars Nova. En Italia estas innovaciones constituyen su propio fenómeno: el Trecento. Los géneros medievales se diversifican. No sólo evoluciona el motete, también el rondeaux, la ballade y el virelay, las “formas fijas” de canción, llamadas así porque siguen un esquema métrico determinado.

Repasamos las estructuras de las chansons en el Ars Nova:

  • Ballade. Llamado también “estilo cantilena” con una estructura básica de la estructura musical AAB y poética ababccdd.
  • Virelay . Musicalmente, AbbaA (la A que sirve de estribillo).  Si hay una coincidencia del texto en las líneas 1. y 5., se trata de un virelay.
  • Rondeau. Musicalmente, ABaAabAB. Si hay coincidencia del texto en las líneas 1. ,4. y 7., es un rondó.

Como hemos dicho antes, la versión italiana del Ars Nova es llamado Trecento (abreviatura de Mille Trecento = 1300). En el Trecento también encontramos formas seculares fijas:

  • Madrigal. El madrigal fue la forma predilecta para los compositores de canciones profanas italianas durante la primera mitad del siglo XIV. Etimológicamente deriva de la palabra matriale o de materialis, con lo que nos encontramos con el cantus materialis como opuesto a cantus spiritualis, que designa una categoría de composiciones que no iban destinadas a la liturgia ni a fines religiosos, sino que se cantaban como diversión y entretenimiento de las horas de descanso. El madrigal es una forma poético-musical bastante libre, frecuentemente de temática amatoria o pastoril. Suele componerse de un número indeterminado de estrofas que se suceden con la misma melodía. Normalmente, la última estrofa se canta con una melodía distinta, a la que se da el nombre de ritornello y en la que se suele emplear además un ritmo contrastante con el resto de la canción. Francesco Landini y Jacopo da Bologna son los principales compositores en este período.
  • Ballata. La ballata es originariamente danzable (ballata = bailada), pero fue perdiendo poco a poco ese carácter para convertirse en una pieza expresiva y refinada. Su utilización como canción es posterior a la del madrigal y en un principio fue sobre todo monódica. Monódica o polifónica, tiene una estructura poético musical preestablecida que consta de una estrofa a modo de estribillo (ripresa), seguida de dos estrofas con melodía distinta (piedi), de una tercera estrofa con la misma melodía que el estribillo (volta) y de una repetición final del estribillo: ABbaA. El compositor más famoso de ballate es Landini.

Otro género musical bastante extendido en el Trecento, aunque no sea una forma fija, es la caccia:

  • Caccia. Etimológicamente, caza o cacería. Alude al canon (fuga o huida) y al tema de su texto, que describía una cacería o alguna otra escena animada, como ir de pesca, un bullicioso mercado, o una batalla. Los cánones siempre fueron una forma musical muy apreciada para el entretenimiento social y se hallan también esporádicamente en los madrigales y en la ballata italiana. La música de la caccia expresa con ingenio y humor detalles realistas como gritos, cantos de pájaros, llamadas de trompas, y a menudo se utilizaba el efecto del hoquetus y del eco. Dos voces superiores forman un canon y la voz más baja proporciona un acompañamiento independiente. Lorenzo di Firenze es uno de los compositores más reconocidos de este período.
Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Este blog se alimenta de tus comentarios, ¡dale de comer de vez en cuando!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Acceso a ITEC COMA

Acceso a wikis

Audiciones y partituras

Pasaron por aquí...

  • 92,232 visitantes

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: